El viaje de Canalla a la meca del pastrami

8 mayo, 2019

Canalla, al igual que el viento, cruza fronteras, viaja por todo el mundo, se pierde en diferentes territorios y se enriquece de las particularidades culinarias que prueba.

Hace ya algunos años, Canalla viajó a la meca del pastrami neoyorquino donde conoció a Katz's, un (viejo) restaurante situado en el Lower East Side de Nueva York con más de 125 años de edad, famoso por su sándwich y por ofrecer mesa a los protagonistas de la película “Cuando Harry encontró a Sally” y su mítico orgasmo fingido. Dicen los que entienden que si hubiera probado el sándwich de pastrami no tendría que haber fingido nada.

Para Canalla viajar también significa volver a casa con un juego aprendido y del que siempre sale vencedor (a su estilo). ¿A qué juega Canalla? A llenar su pasaporte de recetas del mundo, pero con los productos locales de Valencia. Y un ejemplo de esto es el sándwich de pastrami que un día Katz's le enseñó y que Canalla interpretó para que cuando Sally (o cualquiera) lo pruebe y no tenga que fingir nada.

Pastrami suele ser falda de ternera que se desangra y se pone en salmuera. Cuando ya está seca y con especias, se ahuma y se cuece al vapor. Canalla a diferencia de Katz's, ha escogido la costilla para su sándwich, esta carne la sumerge en salmuera durante un día y medio junto a especias para potenciar el sabor, para más tarde, asarla y ahumarla a fuego lento.

Canalla trabaja como un gran artesano para conseguir que este plato sea único, estuvo más de cuatro meses probando hasta conseguir que la carne estuviera perfectamente macerada, y entre tanto creó un pan perfecto, de semillas y centeno para acompañar al pastrami, sin olvidarse de la salsa especial de mostazas, ensalada de col y pepinillos ingredientes que suman y suman.

Los que ya lo han probado dicen que es tierno, sabroso, calentito, potente, especiado…¡ORGÁSMICO! 

Se cuenta, se dice y se rumorea que cuando sale un sándwich de pastrami de la cocina de Canalla Bistro, algunas cabezas gigantes que adornan las paredes de la sala se ponen muy nerviosas. 

¿Te imaginas que podría sucederte a ti? 

Canalla te llama.